CINQUE TERRE, ITALIA, ITINERARIOS

3 días en Cinque Terre

Cinque-Terre-Vernazza

En abril de 2015 estuve en Cinque Terre con mi mamá y mis tíos. Después de pasar unos hermosos días paseando y comiendo helado en Venecia, nuestro itinerario continuaba en Cinque Terre, un destino nuevo para todos.

Cinque Terre se ubica en la región de Liguria, al noroeste de Italia, y está compuesta por 5 “terres” o pueblos: Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso al Mare (en ese orden si partimos desde La Spezia hacia el norte).

Cuando planificamos el viaje, el primer ítem a definir era dónde nos íbamos a hospedar. Una opción era hacer base en La Spezia, la capital de esta provincia, y la otra era quedarnos en alguna de las “terres”. Leí muchas crónicas de viajeros, muchos hablaban del encanto de Cinque Terra después del atardecer, cuando los turistas que van por el día ya se han ido. Pero no me convencía tener que hacer 3 cambios de tren cargando las valijas (que siempre terminan siendo más pesadas de lo que uno quisiera). Finalmente decidimos quedarnos en La Spezia y creo que fue la mejor decisión que pudimos tomar, especialmente al ver el tren que une La Spezia con los demás pueblos que, además de estar abarrotado de gente (y eso que no era temporada alta), tiene poca frecuencia y puede sufrir retrasos.

El segundo ítem a definir era cómo llegar.  Recomiendo ir desde Milán o Florencia, que es un viaje mucho más directo. En nuestro caso veníamos de Venecia, y elegimos ir en tren de alta velocidad Frecciargento desde Santa Lucía (Venecia) hasta Santa María Novella (Florencia) y de ahí tren regional a La Spezia (que es la estación terminal).

Cinque-Terre-La-Spezia-train

Los pasajes los sacamos a través de la página de Trenitalia (con ciertas dificultades ya que me pedía una tarjeta de fidelidad que terminé sacando, inventando una dirección en Italia). Nos costó 42 euros por persona, y el trayecto completo fueron 4:50 horas, con una escala de 20 minutos en Florencia. Hay también una opción con escala en Pisa, de elegir esa alternativa implica otro cambio de tren, por lo cual no lo recomiendo.

La otra alternativa que teníamos era hacer escala en Milano Centrale (Milán) y luego tren Intercity a La Spezia, pero la duración total era de 6:30 por lo cual lo descartamos. El costo varía según el horario y no tanto según la ruta que se elija, por ejemplo viajando vía Florencia había pasajes por 18 euros saliendo a las 8:30 de la mañana.

Finalmente, elegir el hotel en La Spezia! Nos hospedamos en una B&B llamado Le 5 Terre, de los mejores en los que he estado! Se ubica a unas 3 cuadras de la estación del tren y muy cerca de las calles comerciales (es una ciudad chica, que se puede caminar sin problemas). Acá mi crítica en Tripadvisor y algunas fotos de las dos habitaciones que nos tocaron:

Cinque-Terre-BYB-habitacion

Cinque-Terre-BYB-habitacion-2

Cinque-Terre-BYB-toillete

Y ahora sí, nuestro itinerario y algunas fotos de este lugar lleno de color y encanto:

Día 1: La Spezia

Viajamos en tren a La Spezia durante la mañana, hicimos el check-in, y a la tarde recorrimos la ciudad. Hay un puerto muy lindo, un calle con escalinatas súper pintorescas, y varios restaurantes y negocios para hacer compras.

Cinque-Terre-La-Spezia

Cinque-Terre-La-Spezia-Puerta

Y un clásico culinario: la fainá (o farinata, en italiano).

Cinque-Terre-farinata

Día 2: Monterosso al Mare + Vernazza

Caminamos al puerto para tomar el ferry de las 9:15 hs. (el siguiente salía a las 10 hs.). Admito que es bastante caro (€18), pero vale la pena! La primera parada fue Portovenere, aunque no nos dio el tiempo para bajar, desde el ferry se ven unas vistas hermosas de sus casas y del castillo:

Cinque-Terre-Portovenere

Cinque-Terre-Portovenere-Castelo

Luego pasamos por delante de todas las terres hasta llegar a Monterrosso al Mare, donde termina el recorrido. Ahí estuvimos un buen rato caminando por la playa y las calles llenas de encanto. Un recomendado es ir por las pasarelas que te llevan a Il Giganto, una estatua gigante (valga la redundancia) entre las rocas, que representa al dios Neptuno.

Cinque-Terre-Monterosso-Playa

Cinque-Terre-Calles

Después del almuerzo vendría el esfuerzo físico: nos adentraríamos en el sentiero azzuro (sendero azul), un camino de 3,5 kms que te lleva a Vernazza. Los caminos del Parque Nacional de Cinque Terre son muy populares y cuentan con vistas alucinantes. Lamentablemente luego de las inundaciones del 2011 muchos caminos se vieron dañados y siguen aún hoy en reparaciones, incluyendo la Via dell’Amore que es el más corto y con menor dificultad. Pero como queríamos realizar la experiencia de recorrer estos famosos senderos, nos animamos con éste que sí estaba habilitado! Hay que tener en cuenta que la entrada al parque nacional cuesta €7,50 y sólo aceptan efectivo. También es importante llevar calzado y vestimenta adecuada, y salir preparado con una botella de agua.

Luego de 2 horas y de varios escalones y caminos angostos, llegamos a Vernazza :)

Cinque-Terre-Sendiero-Azurro

Vernazza es, según muchos, el pueblo más lindo. En mi opinión, cada uno tiene su encanto, pero es verdad que este pequeño pueblo tiene algo especial.

Cinque-Terre-Vernazza-sombrillas

A pesar del cansancio, recorrimos sus callecitas y nos tomamos un muy merecido gelato!

Cinque-Terre-Gelato

Al terminar la tarde, tomamos el tren para volver al hotel. El viaje dura unos 20 minutos, pero hay poca frecuencia y los trenes suelen venir bastante llenos así que a armarse de paciencia y subir entre empujones.

Día 3: Corniglia, Manarola, Riomaggiore

Después de desayunar, tomamos el tren de las 10:12. Acá un ejemplo de los horarios, recomiendo pedir esta gilla en la estación el día que uno llega:

Cinque-Terre-Tren-Horarios

Nuestra primera parada fue Corniglia, el único pueblo que no está sobre el mar, pero que ofrece unas vistas increíbles. Atenti: para llegar desde la estación de tren hay que subir 365 escalones… o podés tomar un bus que va y viene por €1,50 (como hicimos nosotros).

Cinque-Terre-Corniglia-escaleras

Me encantó Corniglia, con sus iglesias, callecitas llenas de flores, y unas hermosas vistas panorámicas:

Cinque-Terre-Corniglia-balcones

Cinque-Terre-Corniglia-vista

Al mediodía, bajamos las escaleras caminando y tomamos nuevamente el tren a Manarola. Éste es un pueblo pequeño con un puerto donde mucha gente se sienta a descansar y admirar la vista. También recomiendo subir por la calle central, y almorzar en alguno de los restaurantes escondidos como Trattoria dal Billy, que tiene una vista de lujo.

Cinque-Terre-Manarola-puerto

Por la tarde, tomamos nuevamente el tren para ir a nuestra última parada: Riomaggiorre. Desde la estación, hay que atravesar un túnel decorado con coloridos murales. La callecita central es muy pintoresca, yo aproveché para comprar varios souvenirs, souvenirs! El puerto, al igual que los demás pueblos, es un lugar obligado, pero también recomiendo caminar por los senderos que están sobre la montaña y sentarse en un bancos para apreciar la vista.

Cinque-Terre-Manarola-Tren

Cinque-Terre-Via-dell-Amore

Ya de vuelta en La Spezia cenamos en Minestrone da Tiffany, un hallazgo tanto por el precio como por su dueño que atiende las pocas mesas y cocina  todo en el momento!

Cinque-Terre-Minestrone-da-Tiffany

Al día siguiente partía bien temprano nuestro tren a Roma, nos subimos con los pies un poco más cansados, pero con unos recuerdos imborrables de la bella Cinque Terre.

Post Anterior Siguiente Post

También te puede interesar

Sin comentarios

Dejar una respuesta